Language Select
Logotipo de Varian

El futuro del tratamiento oncológico: Convertir las promesas en una realidad

Panorama... de futuro

El 11 de junio de 2048, pocos meses después de su 45 cumpleaños, Victoria Anderson se reúne con su Equipo Interdisciplinario de Oncología (EIO) en el centro oncológico local. En su reconocimiento médico anual, se encontraron en la sangre de Vicky células tumorales circulantes indicativas de cáncer de mama incipiente. Una biopsia líquida de seguimiento confirmó el diagnóstico. El médico de atención primaria de Vicky, que está vinculado con el EIO, la ha derivado al centro oncológico y está presente en la reunión como miembro de atención primaria del equipo de Vicky.

El jefe del EIO, un oncólogo, le explica a Vicky que tiene cáncer de mama en estadio I. Si bien esta noticia es importante y no debe tomarse a la ligera, la buena noticia, como explica el médico, es que, en 2048, el pronóstico para el cáncer de mama en estadio temprano es muy positivo. Con las opciones actuales de tratamiento, los protocolos estandarizados y la gestión integrada de la atención, el promedio de la supervivencia sin cáncer para las pacientes con cáncer de mama en estadios tempranos es del 96% a los cinco años, del 92% a los 10 años y del 91% después de 20 años. Es decir, con la atención adecuada proporcionada por un equipo integrado e interdisciplinario, las probabilidades de que Vicky no solo sobreviva, sino de que no sufra cáncer a largo plazo son muy altas.

Durante su consulta con el EIO, gracias a la inteligencia artificial (IA) y al acceso a enormes volúmenes de datos sobre resultados de tratamientos para el cáncer de mama en estadios tempranos, Vicky recibe un plan de tratamiento personalizado. Este plan incluye un algoritmo que muestra todas las opciones de tratamiento posibles que considerará el equipo de asistencia, por ejemplo, radioterapia, polinmunoterapia, cirugía robótica, ablación por microondas y tratamientos novedosos como aquellos con nanopartículas. El plan de tratamiento de Vicky se ajustará en tiempo real, en función de las pruebas diagnósticas con fines terapéuticos y las evaluaciones de la respuesta al tratamiento mediante la adquisición de imágenes durante dicho tratamiento. El EIO también pondrá a Vicky en contacto con los grupos de supervivientes al cáncer y vida sana del centro oncológico, de manera que pueda obtener información sobre los factores de hábitos y costumbres que pueden afectar a las supervivientes del cáncer de mama y hacer los ajustes necesarios en su modo de vida. Por último, Vicky programa visitas de seguimiento con su equipo de asistencia y se le proporciona la información de contacto correspondiente de los miembros del equipo, por si tuviera alguna duda o preocupación.

Una vez que ha entendido bien todas sus opciones de tratamiento y lo que puede esperar de su equipo de asistencia, y con un plan de tratamiento personalizado con visitas de seguimiento programadas, Vicky se marcha con la sensación de ser un miembro activo del EIO para su tratamiento oncológico. Se siente involucrada en todos los aspectos de su asistencia y segura de que será capaz de superar el cáncer y llegar a tener una vida feliz y saludable. Es decir, aunque está preocupada, confía en que, con la ayuda de su equipo, superará esto y disfrutará del resto de su vida. No está asustada.

Algunos pueden pensar que alcanzar este objetivo de un mundo sin miedo al cáncer en los próximos 30 años es ciencia ficción. El cáncer sigue siendo una de las enfermedades más letales y más difíciles de tratar del mundo. Sin embargo, con muchos de los avances actuales, es totalmente posible alcanzar este objetivo para 2048.

¿Cuál es la situación en 2018? Aumento de la incidencia mundial y atención oncológica fragmentada

En la actualidad, el cáncer es uno de los retos sanitarios mundiales más importantes a los que nos enfrentamos. Es la segunda causa de muerte en todo el mundo: una de cada seis muertes se debe al cáncer. Se estima que 9 millones de personas murieron de cáncer en todo el mundo en 2015. 1

En este contexto de cifras desalentadoras y desafíos globales, hoy más que nunca hay más razones para tener esperanza en lo que respecta al futuro de la atención oncológica. Durante los próximos 30 años, algunos expertos predicen que es totalmente posible que el cáncer pueda convertirse en una enfermedad manejable y crónica, similar a la diabetes, de modo que ya no vuelva a temerse el diagnóstico de cáncer como ocurre en la actualidad. Los avances en redes globales, informática en la nube y comunicaciones digitales están permitiendo una mayor conectividad entre centros de excelencia en atención oncológica y poblaciones necesitadas en todo el mundo. Cada año se están introduciendo nuevos descubrimientos y metodologías en el diagnóstico, la genómica, la medicina de precisión, la inmunoterapia, la inteligencia artificial, la cirugía robótica, la radioterapia y la analítica de datos. Durante los próximos 30 años, estas nuevas tecnologías y métodos de tratamiento se utilizarán sinérgicamente para crear un mundo donde sobrevivir al cáncer sea mucho más común. Al aprovechar estos y otros tratamientos y tecnologías emergentes, pudimos ver un futuro en la atención oncológica en el que diferentes tipos de tumores se podrán tratar con efectividad e incluso erradicar. 2-3

Al aprovechar... los tratamientos y tecnologías emergentes, pudimos ver un futuro en la atención oncológica en el que diferentes tipos de tumores se podrán tratar con efectividad e incluso erradicar.

Lograr un futuro mejor para los enfermos de cáncer: los desafíos que se avecinan

De la atención fragmentada a la atención integrada.

Un gran desafío para alcanzar el objetivo de un mundo sin miedo al cáncer durante los próximos 30 años será superar el actual panorama de la atención oncológica fragmentada y adoptar un enfoque más integrado. Ayudar a eliminar los "compartimentos estanco" entre los oncólogos, los médicos de atención primaria, los proveedores de atención médica afiliados y los pacientes es un desafío importante al que nos enfrentamos actualmente. Es necesario proporcionar equipos integrados e interdisciplinares oncológicos, donde los pacientes con cáncer se conviertan en participantes activos a la hora de compartir información y tomar decisiones de tratamiento, para avanzar en la atención oncológica.4 Garantizar la conectividad entre las instituciones académicas, los centros oncológicos, las consultas oncológicas extrahospitalarias y los proveedores de atención primaria es fundamental. Facultar a los médicos para que pasen más tiempo tratando a los pacientes y menos lidiando con la tecnología es un objetivo mutuo importante para los médicos y para los proveedores de soluciones tecnológicas. Además, dar a los pacientes herramientas que les permitan convertirse en miembros más activos y comprometidos del equipo de atención oncológica es fundamental para mejorar los resultados.

Aumento de las demandas de los profesionales médicos

El progreso rápido y exponencial de la tecnología disponible, el análisis de datos y los planteamientos del tratamiento oncológico durante los próximos 30 años exigirán cambios significativos en los conjuntos de habilidades que los médicos van a necesitar para iniciar su profesión. Se necesitarán nuevas competencias. Esto requerirá cambios en la educación médica, capacitación y certificaciones para médicos y otros profesionales sanitarios que se especialicen en oncología.

Detección precoz, diagnóstico y abordajes de tratamientos localizados

El diagnóstico precoz del cáncer mejorará significativamente las probabilidades de éxito en los resultados del tratamiento. Con un diagnóstico precoz, será posible realizar un tratamiento más selectivo y localizado (en el sitio del tumor) de más neoplasias malignas en lugar del tratamiento generalizado. En estos casos, es posible que los pacientes diagnosticados de cáncer en un estadio temprano no necesiten tratamientos sistémicos como la quimioterapia. Una menor dependencia de la quimioterapia sistémica puede reducir significativamente los efectos secundarios del tratamiento.

El posible impacto que el diagnóstico precoz tendrá sobre los resultados del tratamiento y la supervivencia será transformador. Se ha demostrado que la inteligencia artificial y el aprendizaje automático mejoran la detección precoz del cáncer mediante la identificación más precisa de los pacientes en riesgo, la mejora de la sensibilidad y la especificidad de las pruebas diagnósticas, la agilización de nuestra capacidad de cribar y estratificar poblaciones de pacientes con riesgo, la mejora de la planificación del tratamiento y el pronóstico de los resultados de este. 5,6 Los análisis de sangre utilizados como “biopsias líquidas” para identificar células tumorales circulantes también permitirán la detección precoz, el diagnóstico y el tratamiento del cáncer, y estas tecnologías están actualmente en desarrollo. Además de los avances en medicamentos disponibles y biofármacos para tratar el cáncer, cada vez serán más precisas otras modalidades de tratamiento, como la radioterapia y la terapia de protones de intensidad modulada (IMRT e IMPT), la radiocirugía estereotáctica (SRS) y la cirugía robótica. Junto con la capacidad de diagnosticar el cáncer de manera más precoz y mientras la enfermedad está aún localizada, estas tecnologías se usarán con más frecuencia con la intención de curar determinados tipos de cáncer. Todos estos avances tienen el potencial de ofrecer mejores resultados de tratamiento y mejorar la comodidad y la calidad de vida de millones de pacientes con cáncer.

Aprovechamiento del poder de la genómica

Una comprensión acelerada de las bases moleculares complejas del cáncer nos está conduciendo hacia la panómica, que combina genómica, proteómica, metabolómica, etc. La panómica ofrece un marco ampliado para aprender acerca de las complejas redes de vías moleculares y las características del microambiente tumoral. Una comprensión más sofisticada de los factores que impulsan el cáncer está aumentando significativamente el número de objetivos disponibles y permitiendo una precisión mucho mayor en la consecución de esos objetivos.7

El posible impacto que el diagnóstico precoz tendrá sobre los resultados del tratamiento y la supervivencia será transformador.

Transformar datos en herramientas para respaldar decisiones

Durante la última década, también hemos presenciado una explosión en macrodatos, particularmente en nuestra capacidad para recopilar y analizar grandes cantidades de datos. Existe un gran interés por parte de los gobiernos, la industria y el mundo universitario en mejorar nuestra capacidad de sintetizar todos estos datos y aprovecharlos para la inteligencia procesable. Nuestro éxito en esta tarea determinará el grado en que podremos transformar la oncología durante los próximos 30 años. Las cuatro "v" de macrodatos (volumen, velocidad, variedad y veracidad) ilustran las formas en que los macrodatos se expanden para satisfacer las necesidades de la atención oncológica, y los desafíos inherentes a la gestión efectiva y la garantía de la calidad y exactitud de estos datos para que proporcionen resultados significativos para los pacientes con cáncer. "Volumen" se refiere a las increíbles cantidades de datos que ahora se generan. "Velocidad" es la gran velocidad a la que se acumulan los datos. "Variedad" es la proliferación de diferentes conjuntos de datos y la amplia gama de formatos, escenarios de prácticas, especialidades y estados de enfermedades para los que se crean estos conjuntos de datos. Es fundamental estandarizar todos estos conjuntos de datos para que juntos proporcionen información significativa y procesable que impulse el tratamiento. Con tantos datos que se generan a un ritmo cada vez más rápido y para tantos entornos de tratamiento y estados de enfermedad diferentes, la veracidad de estos datos (si son precisos y sin errores) es sumamente importante, ya que tanto los médicos como los pacientes cada vez dependen más de ellos. 8

Tener grandes volúmenes de datos es una cosa, convertir esos datos en útiles herramientas de apoyo para la toma de decisiones para médicos y pacientes es un desafío importante en el que aún queda mucho por hacer. Esto requerirá una mayor estandarización de los conjuntos de datos y las historias clínicas electrónicas (HCE) entre los gobiernos, las grandes instituciones y las consultas privadas. Se requerirá una mejor integración entre las bases de datos, como la base de datos estadounidense CancerLinQ® the Surveillance, Epidemiology and End Results (SEER) de ASCO, el Observatorio Mundial del Cáncer (GCO) de la Organización Mundial de la Salud y el Sistema Europeo de Información del Cáncer (ECIS) de la UE internacionalmente. Asimismo, requerirá la utilización mejorada de las pautas del tratamiento. Por último, se requerirán mejoras significativas en la capacidad de rastrear, analizar y utilizar los resultados notificados por los pacientes para cambiar los protocolos de investigación y tratamiento en tiempo real. Todo esto deberá hacerse de manera que se cumplan las leyes y reglamentos nacionales e internacionales de privacidad de datos, y se respete la confidencialidad de todos los pacientes de cáncer de todo el mundo.

Aprovechamiento del potencial de la inmunoterapia

Desde 2010, cuando se publicó el primer ensayo clínico aleatorizado de ipilimumab, se ha hecho evidente que la inmunoterapia dirigida (tratamientos que activan el sistema inmunitario del organismo para combatir el cáncer) tiene el potencial de controlar o incluso erradicar ciertos tipos de cáncer. Si bien hay diferentes enfoques, y algunos se encuentran en fases tempranas de desarrollo, la inmunoterapia en general resulta muy prometedora para varios procesos de la enfermedad. En los últimos cinco años, el aumento de la disponibilidad de fármacos de inmunoterapia selectivos en investigación y autorizados ha fomentado el interés por combinar tratamientos de inmunoterapia con otras modalidades de tratamiento (por ejemplo, radioterapia) para ciertos tipos de cáncer. Los resultados de estos estudios de politerapia han sido alentadores hasta ahora, pero muchos investigadores creen que solo estamos dando los primeros pasos. Todavía debemos superar desafíos importantes para que la inmunoterapia pueda cumplir lo que parece que promete, como la selección del paciente para un tratamiento concreto basado en los biomarcadores del tumor, el manejo efectivo de las toxicidades, la identificación de combinaciones ideales de inmunoterapia y otros tratamientos para los tipos específicos de tumor, y la gestión de los costes del tratamiento.

Abordaje de los costes de la investigación clínica y el tratamiento

En 2016, el Centro Tufts para el Estudio del Desarrollo de Medicamentos estimó que el coste total para comercializar un fármaco es de 2800 millones de USD y sigue aumentando. Con el continuo aumento de la incidencia del cáncer y la mortalidad en los países en vías de desarrollo, la rentabilidad debe convertirse en el principio rector en la investigación clínica y el tratamiento del cáncer. Este es un área donde la analítica de datos, la IA y el aprendizaje automático pueden tener un enorme impacto, ya que reducen el tiempo requerido para completar los ensayos clínicos, y mejoran la calidad y utilidad de los datos generados a partir de esos ensayos. Además de la promesa de nuevos fármacos y biofármacos para tratar tipos específicos de tumores, los oncólogos disponen de cada vez más opciones de tratamiento con las nuevas tecnologías oncológicas en adquisición de imágenes, radioterapia, cirugía robótica y cirugía estereotáctica. Durante los próximos 30 años, para abordar con éxito los desafíos de la gestión de la rentabilidad y el mejor acceso a nuevos tratamientos prometedores, serán fundamentales las alianzas entre la industria, los gobiernos, las instituciones académicas y los grupos de defensa de los pacientes.

Contribución de Varian al futuro del tratamiento oncológico

Varian es líder mundial en el desarrollo y la aplicación de soluciones interdisciplinarias e integradas para el tratamiento del cáncer. Nuestro objetivo es crear un mundo sin miedo al cáncer.

En Varian, nuestra estrategia es centrarnos en el paciente y el personal sanitario, y crear un ecosistema con tres pilares evolutivos: la administración inteligente del tratamiento a través de herramientas eficaces de apoyo a las decisiones, la medicina basada en el conocimiento (acercando el conocimiento al punto de atención) y el análisis, con la obtención de información práctica a partir de datos agregados. Varian persigue su estrategia centrada en el paciente y equipa al mundo con nuevas herramientas para combatir el cáncer y con soluciones que resuelven los problemas de la atención fragmentada que definen el panorama oncológico actual.

Los avances de Varian en la radioterapia y la terapia de protones de intensidad modulada, la radiocirugía estereotáctica y la cirugía robótica están ayudando a redefinir la "vanguardia" en el tratamiento del cáncer hoy en día. Nuestra práctica de integración de sistemas y soluciones de software permite a los principales centros oncológicos, instituciones de investigación académica y consultas de oncología extrahospitalarias de todo el mundo proporcionar atención integrada e interdisciplinaria con el paciente como miembro activo de su equipo asistencial. El trabajo de Varian en la construcción de un ecosistema de productos y servicios rentables, diseñados para ayudar a resolver los mayores problemas a los que se enfrenta la comunidad mundial contra el cáncer, nos infunde la esperanza de que nuestras soluciones puedan ayudar a todos los pacientes oncológicos que lo necesiten, independientemente de dónde se encuentren.

En Varian, creemos que nuestro enfoque único en productos y servicios que abarcan la atención oncológica continua nos sitúa en una posición ideal para ser el proveedor de soluciones integradas que impulse el progreso de la atención oncológica durante los próximos 30 años y más allá.

Referencias bibliográficas

  1. Organización Mundial de la Salud. Hoja informativa sobre el cáncer. Febrero de 2018. http://www.who.int/mediacentre/factsheets/fs297/en/. Última consulta el 5/3/18.
  2. American Society of Clinical Oncology. Shaping the Future of Oncology: Cancer Care in 2030. ASCO 2012. Disponible en https://www.asco.org/sites/default/files/shapingfuture-lowres.pdf. Última consulta el 5/7/18.
  3. Ribas A. Tumor immunotherapy directed at PD-1. N Engl J Med 2012; 366:2517-2519.
  4. Association of Community Cancer Centers. Empowering Patients, Engaging Providers: The Future of Patient-centered Care in Oncology. Otoño de 2016.
  5. Devi RDH. Devi MI. Outlier detection algorithm combined with Decision tree classifier for early diagnosis of breast cancer. J. Adv Eng Tech. Abril-junio de 2016;7(2):93-98.
  6. Enshaei A. Robson CN. Edmondson RJ. Artificial intelligence systems as prognostic and predictive tools in ovarian cancer. Ann Surg Oncol. 2015 Nov;22(12):3970-5.
  7. Chrischilles EA. Friedman S. Ritzwoller DP. Selby JV. Patients, data, and progress in cancer care. Lancet Oncol. Noviembre de 2017 (18);e624-e625.
  8. Raghupathi W. Raghupathi V. Big data analytics in healthcare: promise and potential. Health Information Science and Systems 2014, 2:3. Disponible en: https://link.springer.com/article/10.1186/2047-2501-2-3. Última consulta el 5/7/18.
  9. Larkin J. Chiarion-Sileni V. Gonzalez R. et al. Combined nivolumab and ipilimumab or monotherapy in untreated melanoma. N Engl J Med. 2015;373:23-34.
  10. DiMasi JA, Grabowski HG, Hansen RA. Innovation in the pharmaceutical industry: new estimates of R&D costs. Journal of Health Economics 2016;47:20-33.