Language Select
Logotipo de Varian

El futuro de la atención del cáncer: Pasando de la promesa a la realidad

Vista desde el futuro…

El 11 de junio de 2048, pocos meses después de su 45 cumpleaños, Victoria Anderson se reúne con su equipo multidisciplinario de atención oncológica (MCCT) en el centro de cáncer local. Después de su examen físico anual, se encontraron células tumorales circulantes indicativas de cáncer de mama en etapa temprana en la sangre de Vicky. Una biopsia líquida de seguimiento confirma el diagnóstico. El médico de atención primaria de Vicky, que está vinculado con el MCCT, la ha referido al centro de cáncer y está presente en la reunión como miembro de atención primaria del equipo de Vicky.

El líder del MCCT, un especialista en cáncer, le explica a Vicky que tiene cáncer de mama en estadio I. Si bien esta noticia es seria y no debe tomarse a la ligera, la buena noticia, como explica el médico, es que en 2048, el pronóstico para el cáncer de mama en etapas tempranas es muy positivo. Con las opciones actuales de tratamiento, los protocolos estandarizados y la gestión integrada de la atención, la supervivencia libre de enfermedad para los pacientes con cáncer de mama en etapas tempranas promedia el 96% a los cinco años, el 92% a los 10 años y el 91% después de 20 años. En otras palabras, con el cuidado adecuado proporcionado por un equipo integrado y multidisciplinario, las probabilidades son muy buenas no solo de que Vicky sobreviva, sino de que esté libre de cáncer a largo plazo.

Durante su visita con el MCCT, gracias al beneficio de la inteligencia artificial (IA) y el acceso a enormes volúmenes de datos sobre los resultados de los tratamientos para el cáncer de mama en el primer estadio, Vicky recibe un plan de tratamiento personalizado. Su plan incluye un algoritmo que muestra todas las opciones posibles de tratamiento que su equipo tendrá en cuenta. Entre estas opciones se encuentran la radioterapia, la inmunoterapia combinada, la cirugía robótica, la ablación por microondas y los tratamientos emergentes como la terapia de nanopartículas. El plan de tratamiento de Vicky se ajustará en tiempo real basándose en diagnósticos complementarios y evaluaciones de respuesta al tratamiento mediante imágenes durante el tratamiento. El MCCT también conectará a Vicky con los equipos de supervivencia al cáncer y estilos de vida saludables del centro oncológico para que pueda aprender sobre los factores del estilo de vida que pueden afectar a los sobrevivientes del cáncer de mama y hacer cualquier ajuste de estilo de vida necesario. Por último pero no menos importante, Vicky programa visitas de seguimiento con su equipo de atención y se le proporciona la información de contacto adecuada de los miembros del equipo en caso de cualquier pregunta o preocupación.

Con todas sus opciones de tratamiento disponibles claramente entendidas, un plan de tratamiento personalizado con visitas de seguimiento programadas y una clara comprensión de lo que ella puede esperar de su equipo de atención, Vicky deja su consulta sintiéndose como un miembro activo del MCCT para su tratamiento del cáncer. Se siente involucrada en todos los aspectos de su cuidado, y muy segura de que será capaz de superar el cáncer y salir adelante para llevar una vida feliz y saludable. En otras palabras, si bien Vicky está preocupada, está segura de que con la ayuda de su equipo podrá pasar por esto y disfrutar del resto de su vida. No tiene miedo.

Lograr esta visión de un mundo sin miedo al cáncer en los próximos 30 años puede sonar como ciencia ficción para algunos. El cáncer sigue siendo una de las enfermedades más mortíferas y difíciles de tratar en el mundo. Sin embargo, con muchos de los avances que se están haciendo hoy en día, es totalmente posible que esta visión se haga realidad para 2048.

¿Dónde estamos en 2018? Aumento de la incidencia mundial y la atención fragmentada del cáncer

El cáncer es actualmente uno de los mayores desafíos de salud a nivel mundial que enfrentamos. Es la segunda causa principal de muerte en todo el mundo. A nivel mundial, una de cada seis muertes se debe al cáncer. Se estima que 9 millones de personas murieron de cáncer en todo el mundo en 2015. 1

Incluso con este telón de fondo de cifras desalentadoras y desafíos globales, hoy hay más razones que nunca para tener esperanzas en el futuro del tratamiento del cáncer. Durante los próximos 30 años, algunos expertos predicen que es totalmente posible que el cáncer pueda convertirse en una enfermedad manejable y crónica, similar a la diabetes, de modo que un diagnóstico de cáncer ya no provoque el temor que provoca en la actualidad. Los avances en redes globales, la informática en la nube y las comunicaciones digitales están permitiendo una mayor conectividad entre los centros de excelencia en atención oncológica y las poblaciones necesitadas en todo el mundo. Año tras año se introducen nuevos descubrimientos y metodologías en el diagnóstico, la genómica, la medicina de precisión, la inmunoterapia, la inteligencia artificial, la cirugía robótica, la radioterapia y el análisis de datos. Durante los próximos 30 años, estas nuevas tecnologías y enfoques de tratamiento se utilizarán de manera sinérgica para crear un mundo donde sobrevivir al cáncer sea mucho más común. Al aprovechar estos y otros tratamientos y tecnologías emergentes, podemos ver un futuro en el tratamiento del cáncer en el que se pueden tratar e incluso erradicar de manera efectiva un número de tipos de tumores. 2-3

Aprovechando tratamientos y tecnologías emergentes, podemos ver un futuro en el tratamiento del cáncer donde se pueden tratar e incluso erradicar con eficacia un número de tipos de tumores.

Lograr un futuro mejor para los pacientes con cáncer: Desafíos que se avecinan

De la atención fragmentada a la atención integrada.

Un gran desafío para lograr la visión de un mundo sin miedo al cáncer durante los próximos 30 años será ir más allá del actual escenario de la atención fragmentada del cáncer hacia un enfoque más integrado para la atención del cáncer. Fomentar la integración entre los especialistas en cáncer, los médicos de atención primaria, los prestadores de atención médica afiliados y los pacientes es un desafío importante que enfrentamos en la actualidad. Es necesario formar equipos integrados y multidisciplinarios de atención del cáncer, donde los pacientes con cáncer se conviertan en participantes activos en cuanto a compartir información y tomar decisiones de tratamiento, a fin de avanzar en el tratamiento del cáncer.4 Asegurar la conectividad entre las instituciones académicas, los centros de tratamiento del cáncer, las prácticas oncológicas comunitarias y los prestadores de atención primaria es fundamental. Facultar a los médicos para que pasen más tiempo tratando a los pacientes y menos tiempo luchando con la tecnología es un objetivo mutuo importante tanto para los médicos como para los proveedores de soluciones tecnológicas. Y darles a los pacientes herramientas que les permitan convertirse en miembros más activos y comprometidos del equipo de atención oncológica es fundamental para mejorar los resultados.

Aumento de las exigencias para los profesionales médicos

El progreso rápido y exponencial de la tecnología disponible, el análisis de datos y los enfoques de tratamiento contra el cáncer durante los próximos 30 años exigirán cambios significativos en los conjuntos de habilidades que los médicos van a necesitar para ejercer su profesión. Se necesitarán nuevas competencias. Esto requerirá cambios en la educación médica, la capacitación y las certificaciones para médicos y otros profesionales de la salud que se especializan en la atención del cáncer.

Detección precoz, diagnóstico y enfoques de tratamiento localizados

El diagnóstico temprano del cáncer mejorará significativamente las probabilidades de resultados exitosos con el tratamiento. Con un diagnóstico temprano, se abordarán más tipos de cáncer y se tratarán de manera local (en el sitio del tumor) en lugar de tratarlos de manera sistémica. En estos casos, los pacientes diagnosticados con la enfermedad en una etapa temprana posiblemente no necesiten tratamientos sistémicos tales como quimioterapia. Una menor dependencia de la quimioterapia sistémica puede reducir significativamente los efectos secundarios del tratamiento.

El impacto potencial que tendrá el diagnóstico temprano sobre los resultados del tratamiento y la supervivencia será transformador. Se ha demostrado que la inteligencia artificial y el aprendizaje automático mejoran la detección precoz del cáncer mediante la identificación más precisa de los pacientes en riesgo, mejorando la sensibilidad y la especificidad de las pruebas de diagnóstico, acelerando nuestra capacidad para cribar y estratificar el riesgo de las poblaciones de pacientes, mejorando la planificación del tratamiento y pronosticando los resultados del tratamiento. 5,6 Los análisis de sangre utilizados como "biopsias líquidas" para identificar las células tumorales circulantes también permitirán la detección, el diagnóstico y el tratamiento tempranos del cáncer, y estas tecnologías están actualmente en desarrollo. Además de los avances en los medicamentos y componentes biológicos disponibles para tratar el cáncer, otras modalidades de tratamiento, incluida la radiografía de intensidad modulada y la terapia de protones (IMRT e IMPT), la radiocirugía estereotáctica (SRS) y la cirugía robótica serán cada vez más precisas. Junto con la capacidad de diagnosticar el cáncer antes y mientras que la enfermedad todavía está localizada, se usarán estas tecnologías con más frecuencia con intención curativa para tipos específicos de cáncer. Todos estos avances tienen el potencial de ofrecer mejores resultados de tratamiento y de mejorar la comodidad y la calidad de vida de millones de pacientes con cáncer.

Aprovechamiento del poder de la genómica

Una comprensión acelerada de las bases moleculares complejas del cáncer nos está conduciendo hacia las panómicas, que combinan la genómica, la proteómica, la metabolómica y más. Las panómicas ofrecen un marco ampliado para aprender acerca de las complejas redes de las vías moleculares y las características del microambiente tumoral. Una comprensión más sofisticada de los factores que promueven el cáncer está aumentando significativamente el número de dianas disponibles y permitiendo una precisión mucho mayor en el ataque a esas dianas.7

El impacto potencial que tendrá el diagnóstico temprano sobre los resultados del tratamiento y la supervivencia será transformador.

Transformar datos en herramientas de respaldo para la toma de decisiones

Durante la última década también hemos presenciado una explosión de los grandes datos, particularmente en nuestra capacidad para recopilar y analizar vastas cantidades de puntos de datos. Hay un gran enfoque dentro de los gobiernos, la industria y la academia en cuanto a mejorar nuestra capacidad para sintetizar todos estos datos y aprovecharlos para la inteligencia procesable. Nuestro éxito al hacer esto determinará el grado en que podemos transformar el tratamiento del cáncer durante los próximos 30 años. Las cuatro "V" de los grandes datos: (volumen, velocidad, variedad y veracidad) ilustran las formas en que los grandes datos se expanden para satisfacer las necesidades de la atención del cáncer, y los desafíos inherentes para administrar y asegurar de manera efectiva la calidad y la exactitud de estos datos para proporcionar resultados significativos a los pacientes con cáncer. Volumen se refiere a las increíbles cantidades de datos que se generan en la actualidad. Velocidad es la rapidez con la que se acumulan los datos. Variedad es la proliferación de diferentes conjuntos de datos y la amplia gama de formatos, escenarios de prácticas, especialidades y estados de enfermedad para los que se crean estos conjuntos de datos. Es clave estandarizar estos conjuntos de datos diferentes para que juntos proporcionen información significativa y procesable que impulse el tratamiento. Y con tantos datos que se generan a un ritmo cada vez más rápido y para tantos entornos de tratamiento y estados de enfermedad diferentes, la veracidad de estos datos, ya sean precisos y libres de errores, es extremadamente importante ya que tanto los médicos como los pacientes dependen más y más de ello. 8

Tener grandes volúmenes de datos es una de las cuestiones. Convertir esos datos en útiles herramientas de respaldo para la toma de decisiones para los médicos y los pacientes es un desafío importante en el cual queda mucho por hacer. Esto requerirá una mayor estandarización de los conjuntos de datos y de los registros electrónicos de salud (EHR) entre los gobiernos, las grandes instituciones y las prácticas privadas. Se requerirá una mejor integración entre las bases de datos a nivel internacional, incluida la base de datos de Vigilancia, Epidemiología y Resultados Finales (SEER) CancerLinQ® de ASCO en los Estados Unidos, el Observatorio Mundial del Cáncer (GCO) de la Organización Mundial de la Salud y el Sistema de Información Europeo del Cáncer (ECIS) de la UE. Y se requerirá una mejor utilización de las pautas de tratamiento. Por último, pero no menos importante, serán necesarias mejoras significativas en la capacidad de rastrear, analizar y utilizar los resultados informados por los pacientes para cambiar los protocolos de investigación y tratamiento en tiempo real. Todo esto tendrá que hacerse de manera que se adhieran a las leyes y reglamentos nacionales e internacionales de privacidad de datos y respeten la confidencialidad de cada paciente de cáncer individualmente en todo el mundo.

Aprovechamiento del potencial de la inmunoterapia

Desde 2010, cuando se publicó el primer ensayo clínico aleatorizado de ipilimumab, se ha hecho evidente que la inmunoterapia dirigida (los tratamientos que desencadenan el sistema inmunitario del cuerpo para combatir el cáncer) tiene el potencial de controlar o incluso erradicar ciertos tipos de cáncer. Si bien hay diferentes enfoques, y algunos se encuentran en fases tempranas de desarrollo, la inmunoterapia en general es una gran promesa para varios procesos de la enfermedad. En los últimos cinco años, el aumento de la disponibilidad de fármacos de inmunoterapia dirigida aprobados y en investigación ha llevado a un mayor interés en el potencial de combinar tratamientos de inmunoterapia con otras modalidades de tratamiento (por ejemplo, radioterapia) para ciertos tipos de cáncer. Los resultados de estos estudios de combinaciones han sido alentadores hasta ahora, pero muchos investigadores creen que apenas estamos empezando a tener una idea superficial de la cuestión. Todavía hay obstáculos importantes que se deben superar para que la inmunoterapia cumpla su promesa. Éstos incluyen la selección del paciente para un tratamiento particular basado en los biomarcadores del tumor, manejar con eficacia las toxicidades, identificar las combinaciones ideales de la inmunoterapia y de otras terapias para tipos específicos de tumores y administrar los costos del tratamiento.

Abordaje de la investigación clínica y los costos de tratamiento

En 2016, el centro de Tufts para el estudio del desarrollo de fármacos estimó que el costo total de llevar un nuevo fármaco al mercado es de $ 2.8 mil millones y de ahí para adelante. Dado que la incidencia y la mortalidad del cáncer siguen aumentando en los países en desarrollo, la rentabilidad debe convertirse en el principio rector del tratamiento del cáncer y la investigación clínica. Esta es un área donde el análisis de datos, la IA y el aprendizaje automático pueden tener un enorme impacto al reducir el tiempo requerido para completar los ensayos clínicos y mejorar la calidad y utilidad de los datos generados a partir de esos ensayos. Además de prometer nuevos fármacos y productos biológicos para tratar tipos específicos de tumores, las nuevas tecnologías de tratamiento del cáncer en imágenes, radioterapia, cirugía robótica y cirugía estereotáctica se están sumando a la gama de opciones de tratamiento disponibles para los especialistas en cáncer. Durante los próximos 30 años, para abordar con éxito los desafíos de la gestión de la rentabilidad y el mejor acceso a nuevos tratamientos prometedores, las alianzas entre la industria, los gobiernos, las instituciones académicas y los grupos de defensa de los pacientes serán fundamentales.

El papel de Varian para ayudar a crear el futuro del tratamiento del cáncer

Varian es líder mundial en el desarrollo y la administración de soluciones multidisciplinarias e integradas para el tratamiento del cáncer. Nuestro objetivo es crear un mundo sin miedo al cáncer.

En Varian, nuestra estrategia es poner al paciente y al proveedor en el centro de nuestro pensamiento y crear un ecosistema con tres pilares evolutivos: la administración inteligente del tratamiento a través de herramientas eficaces de respaldo para la toma de decisiones, la medicina basada en el conocimiento (trayendo conocimiento al punto de atención) y el análisis: obtención de perspectivas procesables a partir de datos agregados. Varian busca una estrategia centrada en el paciente equipando al mundo con nuevas herramientas para combatir el cáncer y soluciones que resuelven los problemas de la atención fragmentada que definen el panorama del cuidado del cáncer de la actualidad.

Los avances de Varian en la radioterapia de protones y rayos X de intensidad modulada, la radiocirugía estereotáctica y la cirugía robótica están ayudando a redefinir la "innovación" en el tratamiento del cáncer hoy en día. Nuestra práctica de integración de sistemas de software y soluciones permite a los principales centros de tratamiento del cáncer, las instituciones de investigación académica y las prácticas de oncología comunitaria en todo el mundo proporcionar atención integrada y multidisciplinaria con el paciente como miembro activo de su equipo de atención. El trabajo de Varian en la construcción de un ecosistema de productos y servicios rentables diseñados para ayudar a resolver los mayores problemas a los que se enfrenta la comunidad mundial del cáncer nos da esperanzas de que nuestras soluciones puedan tener un impacto en todos los pacientes oncológicos que lo necesitan, independientemente de dónde se encuentren en el mundo.

En Varian, creemos que nuestro enfoque único en productos y servicios que cubren la continuidad de la atención oncológica nos sitúa en una posición ideal para ser un proveedor de soluciones integradas que conduzca el progreso del tratamiento del cáncer durante los próximos 30 años y más allá.

Referencias

  1. Organización Mundial de la Salud. Hoja informativa del cáncer; febrero de 2018. http://www.who.int/mediacentre/factsheets/fs297/en/. Último acceso el 3/5/18.
  2. Sociedad Americana de Oncología Clínica. Modelando el futuro de la oncología: la atención del cáncer en 2030. ASCO 2012. Disponible en https://www.asco.org/sites/default/files/shapingfuture-lowres.pdf. Último acceso el 7/5/18.
  3. Ribas A. Inmunoterapia tumoral dirigida a PD-1. N Engl J Med 2012; 366:2517-2519.
  4. Asociación de Centros Comunitarios de Cáncer. Empoderando a los pacientes, involucrando a los proveedores: el futuro de la atención oncológica centrada en el paciente. Otoño de 2016.
  5. Devi RDH. Devi MI. Algoritmo de detección de valores atípicos combinado con clasificador de árbol de decisiones para el diagnóstico precoz del cáncer de mama. J. Adv Eng Tech. Abril-junio de 2016; 7 (2): 93-98.
  6. Enshaei A. Robson CN. Edmondson RJ. Sistemas de inteligencia artificial como herramientas pronósticas y predictivas en el cáncer ovárico. Ann Surg Oncol. 2015 Nov;22(12):3970-5.
  7. Chrischilles EA. Friedman S. Ritzwoller DP. Selby JV. Pacientes, datos y progreso en la atención del cáncer. Lancet Oncol. Noviembre de 2017 (18);e624-e625.
  8. Raghupathi W. Raghupathi V. Análisis de datos grandes en salud: promesa y potencial. Ciencias de la información y sistemas de salud 2014, 2:3. Disponible en: https://link.springer.com/article/10.1186/2047-2501-2-3. Último acceso el 7/5/18.
  9. Larkin J. Chiarion-Sileni V. Gonzalez R. et al. Nivolumab e ipilimumab combinados o monoterapia en el melanoma no tratado. N Engl J Med. 2015;373:23-34.
  10. DiMasi JA, Grabowski HG, Hansen RA. Innovación en la industria farmacéutica: nuevos cálculos de costos de I+D. Revista de economía de la salud 2016; 47:20-33.